martes, 30 de noviembre de 2010

Es increíble como la primavera converge siempre en este río

Te miro los pómulos
los ojos
las pestañas
Te miro de perfil que siempre fue una escultura
Te miro en silencio, con mi pluma de cara al sol... cada vez más cerca -

Te veo,
Veo mis viejas palabras (Fuertes, insolentes, malhumoradas, viajeras, livianas, claras, capaces de apedrearte con un punto y coma, incapaces de consolar a las estrellas, benditas de cuerpo y alma, de formas amorfas) Mis viejas y queridas palabras, compañeras de todo camino empinado, en subida (en su-vida, querido destinatario) tanto como en esas bajadas incongruentes y estrechas que me hacían morir de miedo,de vértigo y me hacían vomitar...

Y no vomitaba conejos blancos, ni flores... vomitaba palabras mal nacidas, rabiosas, vomitaba puteadas que cambiaban de color y de receptor: eran los milicos, las noches de frío, la policía, la mentira, tu risa, el helado de pistacho, tu voz, tu boca, tus manos.
Y vomitaba aún más...

Veo lo mucho que fuimos (Mierda! Cierro los ojos y aún veo!) Círculo vicioso que nos rodea, creí que eran piolines que amarran destinos pero ahora es una mrioneta que manejamos a nuestro antojo y somos los actores mismos de este teleteatro... )
¿Las charlas sobre filosofía y la rareza de la raza humana? - Aún las veo, si.

Veo las cartas rotas una noche de verano (Si, esas noches en que la blancura de la luna lastima más que un cuchillo filoso, y el aroma de los tilos se parece más al del cianuro---------Esas noches en que decidimos matar al sentimiento o morir de amor, y en cambio escribimos y lloramos........Una lágrima y otra, tomamos una bocanada de aire y seguimos llorando y gritando en silencio, y maldiciendo todo y cuanto hay para maldecir..................................Hasta llorar de risa y de bronca, y terminar durmiendo sobre el colchón de escarcha y terminar viviendo sobre nuestro cuaderno maldito que no nos deja olvidar)

Veo y recuerdo - (Vivo para revivir ciertos sahumerios, y lo más importante de mis gritos, son todos los balbuceos que entre paréntesis están, porque solo lo leerá a quién le interese. )

No hay comentarios:

Publicar un comentario