lunes, 27 de diciembre de 2010

Una suerte de alivio...

Una ráfaga de viento fresco atravesó el caos, y nos dejó un poco más serenos.. Casi dormidos.. Nos dejó extasiados de palabras trilladas... Ya no tengo fuerzas para refutar tu última mentira, prefiero jugar a creerla y así poder callar.

Mañana al despertar ya no quiero verte acá... Una suerte de alivio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario