domingo, 6 de febrero de 2011

El pez por la boca muere.
Risas de color rojo viejo, gastado... trillado. ¡¡¡ De paleta de pintor berreta, esos que hacen cuadros para la cocina, el baño y la basura.

Cuanto parafraseo que entra por un oído y sale inmediatamente por el otro. Ya no es necesario, evitalo, obvialo. Ya no es necesario y aburre.. y molesta.

PILOTO AUTOMÁTICO hasta que termines.


Tu sombra ya no cabe en el hueco de mis zapatos.
Que triste verte así. Hurgando entre las cenizas una braza mínima, que pueda darte calor.
¿Dónde quedó el abusivo amor propio? - Te dije, el pez por la boca muere, y en la pluma del poeta, muere más de un cantautor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario