jueves, 21 de abril de 2011

Instantes, otra vez.
Cómo caen las caretas al salir el sol. Me da risa esta sinfonía de músculos que se estrujan contra el piso... que se desarman y desalman. Me da risa de murciélago, de pez, de bocas con forma de oreja, me da risa y río... y mi risa es desafinada, y hay quién mira con cara de circunstancia pero también hay quién echa a reír. Al fin y al cabo, somos más... me gusta hablar de aquellos, los que ríen sin importar, porque es un acto indispensable para entender qué hay detrás de una mirada que parece no saber de realidad sin sonrisas. Si me preguntas, veo brillo en aquellos ojos. Un brillo en particular, en unos ojos particulares... ¿quién sabe? (si no fuera tan lunática los pintaría de azules, inventados tal vez, mentirosos, berretas, pero azules) Disfruto del instante. (Solo uno palabras y frases que brotan de mi inconsciente). No pretendo coronas ni metáforas de la luna, mi poesía es de alpargatas y tangos.. y no tengo para dar, más que mis palabras... Solo invito, como dice Silvio, a caminar conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario