sábado, 30 de julio de 2011

La guerre des nationalités

Confusión, convulsión de secuencias y ¡¡PLAF!! CaOS. Jodida la raza humana.
Desearía que todo fuese más sencillo, volar, como siempre digo.. Que juzgue y hable solo el que tenga las manos limpias.. Y así, habrá menos barullo y hasta por fin, silencio.
No deberíamos retener a aquella persona que en verdad no deseamos fehacientemente a nuestro lado, darle la libertad moral que en realidad tiene.
Que arroje la primera piedra....
Hacerse cargo, ser hombres sartreanos... de lo que nos toca. El hombre no ha de conquistar su libertad, pues está condenado a ella... ¿entonces?, ¿por qué la antinaturalidad en los sentimientos- SENTI-MIENTOS?.
Me siento extenuada. Desearía comprender y que comprendan. Desearía tatuar en el alma de todos, más que en mi brazo "Nous sommes un jouet du destine." Caramba! eso somos, dejemos de agotar el alma y la cabeza... Volemos en el viento que llegaremos a dónde deba ser! Dejemos de Amarrar (como dicen los avisos de curanderos) superfluos sensaciones que nada tienen que ver con el concepto de amor que perseguimos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario