jueves, 15 de septiembre de 2011

114 fotos entre Ramiro y tú.

Si cada una de esas fotos pudiese al menos decir una palabra, tendríamos una bitácora de instantes nominados a la eternidad.
Viajes repetidos al norte, Zulema Piedrita y ARmador! a Uruguay, LaGorditANancy y el perro que te metía la napia en la cola, las tardes de veredeadas al sol, panqueques, trapeceadas, días de ensaladas de frutas, noches recorriendo los cien barrios porteños con un perro, vinitos en despertándonos, vinitos en ríe (empedadas viendo a Adrián Berra), pizzas a la parrilla, mudanzas, millones de minutos al teléfono, horas frente a la computadora, risas en mayúscula, risas en mayúscula y con signos de exclamación. ¿ Sigo? Soraba so y la marrinita que no venía, el piquirito come kiwis, el mal umbral, ni que hablar del mal ombligo. ¿Te acordás esa vuelta de la fiesta de la pacha, bajando los valles calchaquíes en el Aconquija? Y yo teniendote la puerta y ofreciéndote agua... Pero no sin antes haberte dicho: Rami, no hagas macramé! - Gatito, gatito muelto, gatito vivo. Las células muertas de la piel... AY No!!
Encontrarte, un poco, fue encontrarme .
Sos mi mejor compañero de viajes y mi mejor amigo. Y TE quiero. Te quiero tanto como puedo quererte, después de que no me atiendas el teléfono!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario