jueves, 22 de septiembre de 2011

No me pidas que te quiera soltando globos al viento ni que deje mi mochila tras las sombras. No me pidas lo que no puedo darte: ese silencio con-sentido en que deseas saber qué pienso. No me pidas por favor, no lo hagas. Cuando callo, no exijas palabras... almá ese silencio, besalo, amalo que es parte de mí.. Es más de mí que mi propia boca. Besá lo intangible, abrazalo. Cuando rías, buscame en la carcajada que despide tu cuerpo, que mi raíz está en el tallo de tu alegría y no en un ·Te Quiero· trillado. Buscame en el brillo de tus ojos si es que tiene esto la fuerza para colorearte y sino soltame en el viento, que así y solo así, te soltarás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario