sábado, 15 de octubre de 2011

Todo es así, en tiempo y forma, y entonces pienso y repienso que me alegra profundamente estar viva. Me alegra tanto que estallaría los vidrios en mil pedazos y los convertiría en teclas de xilofones para todos los niños del mundo y para Edmundo, mi vecino. Me alegra tanto, tan infinitamente.. que puedo dormir con vos y amanecer riendo, pensando en que todo es un juego, un teatro a oscuras donde dos (que no somos ni vos ni yo) parodian los vínculos convencionales. Y me alegro porque me gusta estar viva, y porque me gusta el río, y las montañas... y añoro volver a lugares donde me sentí Excesivamente finita y de este mundo.. Añoro el cabo, Iruya, añoro las montañas, añoro la añoranza... Pero todo es así, en tiempo y forma.. y soy feliz, indescriptiblemente feliz por vivir viviendo, y riendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario