jueves, 12 de julio de 2012

Despierto. 
 
La luz se cuela por la ventana, recorre esa  habitación, 


LateralIzquierdoDeUnCuartoPisoDesconocido,   y se enreda en mi pelo 

enmarañado. Tardo en descubrirla, es temprano y los bostezos juegan a 

guardarla en mí, pero la suelto, la libero, la dejo ir... torpe como un perro 

herido, se esconde en la sonrisa de quien duerme a mi lado.  Sonrío al verlo,

 rozo su frente con la punta de mis dedos, suave como la miel, y él me besa, 

despacito. No existe un cuando ni un donde, un abrazo entre montañas, un 

mate con aguita ardiente entre edificios y vapores grises de la gran ciudad.. 

no existe lo que no hay alredor. Porque toda la belleza de la mañana alli se 

refugia..  Todo verso cabe en él, cuando duerme.

B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario