martes, 24 de julio de 2012

Una más, otra más.. mar mar mar.

La mochila hecha, mágica y herméticamente cerrada, desde la esquina de la habitación me mira. Sabe que estamos prontas a partir, otra vez vamos a andar cuesta abajo como el río. Es hora de recorrer otros horizontes, rumbear  hacia otras latitudes.
El mar me llama, otra vez sus olas... mi nombre en la bruma, quizá Uruguay, será Uruguay. 
Hemos sanado la herida añeja que lastimaba a la tierra y nos lastimaba el alma, con la paciencia de quien solo busca el camino, encontramos la punta del ovillo... con lentitud y calma, vamos desenredando.
Me acunan la zamba y el vino patero, compañeros que siempre me a mi lado andarán. Brindo con ellos, nos damos abrigo...con el viento y el bombo he de volar

Rutas inciertas, juguete del destino.

Buenos Aires me espera,  cuidad de viejos amores y eternos amigos, puerto perdido en el tiempo, Mi buenos aires, querido.
La sensación se vuelve ardor... quema el pecho cuando recuerdo esas tardes de mates suspendidos en el tiempo, las veo a ellas... hermosas y radiantes, riendo, riendo y riendo. ¡HermosasHermanas! Pensarlas me hace sentir la distancia como el castigo.

Cuesta andar la dualidad del camino...

Hoy despido los cerros, hasta otra vuelta... mi vallecito. Fueron tus noches amantes silenciosas de mis versos confundidos, encendidos. Fueron esas noches de estrellas que rajan la oscuridad con su belleza, que bien supieron desgarrarme el alma ... Fuiste tu y fueron tus noches, y todo este amor que ahora llevo conmigo.
Entrecierro los ojos y persisten sus atardeceres...
Voy arrullando silencio, tejiendo los versos que conservo en los bolsillos... Otra vez al abismo, rutas inciertas, andando caminos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario