sábado, 26 de enero de 2013

Buscaré partir, aún cuando al despertar encuentre manojos de cerezos entre las sábanas viejas.
Y lo haré, a pesar de que haya abrazos manoteando el tiempo, como avispas en la humareda de recuerdos, como ahogados.
Buscaré partir entre las campanadas crudas de la vieja ciudad de Cachi, entre los cardones del vallecito calchaquí, entre mis propios versos.
Mi vida es un eterno andar, es una estación de trenes de colección y comprendo que aún amando buscaré la ausencia, la partida inminente, porque desde la distancia amaré mejor, iremos andando y desandando caminos, seremos libres, pájaros de alas inmensas, amaremos en el cielo, en el vuelo.
Buscaré partir, porque quedarse provocaría el silencio de las voces que viven para contar.



1 comentario:

  1. Este también está bueno, che. Felicitaciones. Lástima la errata en la última línea, corregila que distrae ("vivien" en lugar de "viven"). ¿Escribís "de pasada", rapidito? (podés responderme en Facebook, somos amigos... así llegué acá). Saludos.

    ResponderEliminar