domingo, 27 de enero de 2013

De muertes y otras pastillas


-Adela está muerta. La encontró Ulises, parece que…
- Se tomó un frasco entero de Ameribil… Con un etiqueta azul.
-Si
- Era de esperarse,  rompe las pelotas hasta con el día que elige para matarse.
- tres de noviembre? Qué es el tres de noviembre?
- El día de la independencia  de Cueca!
-Cueca? De qué carajo hablás?
-Si viviésemos en Ecuador  y la muerte nos dolería, hoy tendríamos un día de mierda. Pero no, y además era Adela.  Decime, qué pensás hacer? Hay que ir al velorio?
-Deberíamos…
-yo creo que no voy, de cualquier modo… Ya está muerta. Además,  no es que sea rencoroso, pero… Te acordás cuando Adrián se mudó unos días acá? Llamó a todas las vecinas diciendo que era un okupa… un atrevido…
-Adrián ERA un okupa.
-Bueno, pero en ese momento no lo sabíamos, no tenía bases sólidas ni pruebas fehacientes para andar hablando así.
- Eso es verdad,  y te acordás esa  vez que  dijo que yo era una degenerada,  qué cómo podía ser que yo haya nacido así y mi hermano tan derechito…
(Sonríe)
Si te conocieran.
-y después de eso tocó el portero llorando, te acordás?
-ay no, qué había pasado?
- La madre levantó el teléfono  mientras ella  hablaba con Soledad, y las escuchó… y le dijo que se vaya de su casa, que ahí vivía gente normal, y ella en la desesperación le dijo que no, que escuchó cualquier cosa, que salía con el chico de al lado…
- JAJAJAJA, Mariano me muero, vos sos el chico de al lado… el tan derechito. Y ahí fue que….
- si, que empecé a trabajar.
-A trabajar! Escuchate! Parecés un empresario.
-Bueno nena, qué querés, si  se vincula mi nombre solo para contribuír a sostener la farsa de familia perfectamente conservadora y en realidad, su hija es promiscua como los hamsters lo mínimo que le correspondía a adela era pagarme una cuota mensual, como bono contribución. ¿no?
-JAJAJ! Qué hijo de puta… y después qué pasó? Ulises de dónde salió?
-Después pasó que la madre no es boluda…  y ahí apareció el pobre perejil de Ulises, creo que se conocieron en  ese boliche que iba ella siempre, ¿Manhatan se llama?. Él se enamoró de verdad, y ella le metía las guampas de la historia con esa chica, la rubia… Mercedes creo. Pobre pibe, una vez se la bancó, dos… pero ya después.
- Sí, sí… qué tupé! Y ayer parece que discutieron, yo la escuché pegar unos gritos y unas puteadas que paaara qué contarte! Le dijo de todo…
-Sí, porque él se hinchó las pelotas y le dijo que iba a hablar con la madre…
-uf! Me imagino lo que debe haber sido, lo mismo que le dijeran que iban a traerle un caleidoscopio hecho de arañas.
-Una  comparación bastante pelotuda, pero.. suponete. Y Entonces ella se empastilló, y se pasó.
- Claro, bueno, cámbiate nene, vamos al velorio de mi ex cuñadita. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario