domingo, 3 de febrero de 2013

Cómo tanto, entre tanta nada.

Cómo cuesta tanta lejanía,
barranca arriba
subiendo al cielo
va la lista de silencios
que prefirieron callarle
a la risa burlona de tu recuerdo.

Cómo suena tanto mar
entre las flores hundidas
de esa voz
que acaricia con presencia
de tiempo y forma,
de viento y copla,
de amor.

Cómo vamos
esquivando los charcos de barro
como si las penas
se saltasen.

Acá estamos, che
queriendo querer
queriéndonos,
entre tanta tanto
entre tantas cosas
Desalambremos el alma
sin amarrar...


B



No hay comentarios:

Publicar un comentario