martes, 2 de abril de 2013

La casita azul


Si me preguntases qué deseo,
Te diría que me gustaría salir a acariciar los pájaros.
Con esta lluvia,
Y sus torrenciales deseos de mojarnos
Los pies
Las cabezas,
Los ojos.
Como aquella vez,
Camilo
¿Te acordás de la casita azul?
Yo la pienso y creo hacerlo
Dibujo con la punta de mi dedo índice
esa puerta cancel que nos recibió.
Tan jóvenes, Milo, aún estoy viendo tu barba 
como un racimo... 

Aunque en realidad todo se desdibuja si la abstraigo
nos recuerdo a nosotros en ella
tomando un coñac en su living,
escribiendo cuentos en su mesa redondeada,
puedo sentir tu mano
acariciando mi espalda con  súbitas plegarias.
Te recuerdo a vos,
Sonriendo
(esa vez te escribí un poema,
O creí hacerlo).
Éramos un cúmulo perfecto de amor,
Amor a mares,
Camilo…
La casita azul tiene de epitafio
Tus iniciales.
Si me preguntases,
No recuerdo ninguno de sus muebles,
Ni el color de las paredes
tampoco si hay portarretratos o platos colgados de viajes
hechos por otros,
Que no fuimos nosotros
aunque bien podríamos haber sido.
Solo recuerdo el azul puro de su exterior,
Como si todo lo que quedaba dentro de ella
no era más que una ilusión.
Azul puro Milo,
como el mar,
como nuestro amor a mares.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario