miércoles, 15 de mayo de 2013

El sueño

Aún te sueño.
No sé bien con qué pedacito tuyo,
no sé si sueño con tus manos,
con tus frases desalineadas,
con tus pasos en el silencio de la noche.
Nos sueño por la mañana,
sentaditos sobre una arpillera
 un jarrito con agua caliente,
y unos mates al sol.
Soñé un recuerdo.
Pero ...
 ahora que lo pienso y lo escribo,
quien aparece en el sueño
no sé si sos vos,
bueno no,
ese rostro no es tuyo,
ni ese gesto, ni esa voz,
sin embargo,
lo sos
todo eso es tuyo,
te pertenece.
Te reconozco aún en las penumbras de la incertidumbre,
aún en los crisoles mezquinos del recuerdo.
Es que nada de esto nos es extraño.
Oníricamente
dos seres que piensan
que el otro es otro.
como en el sueño .
así fuimos siempre,
nosotros sabiéndonos nosotros,
aunque no lo éramos.
Nosotros creyéndonos nosotros,
aunque no lo éramos.
Por eso no me extraña soñarte,
no es más que la repetición
de aquellos días,
lo extraño
(¡y esto sí que me estremecería de espanto!)
 sería encontrarte en tu propio
sueño,
y que ahi seas vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario