jueves, 4 de julio de 2013

El té

Se deshacen las hebras
del té
(nos vemos caer,
como gotas...)
y hacen eco del golpe
contra el suelo
aunque ellas
contra el fondo
de la taza amarilla.
(nos vemos ir-
nos)
mientras desborda la taza
de té
con hebras deshechas
ya amarillas
disueltas
en el caer
continuo
de las gotas.
Entonces no hay taza
ni té
ni hebras
ni gotas
ni fondos
ni caídas
ni partidas
ni suelos
y ya nada desborda,
se deshace o se cae,
porque ya no estamos
ni amarillos de vernos
contra el sol
que se deshace,
como hebras
de té,
disueltas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario