lunes, 2 de septiembre de 2013

El estallido.

Estalla el océano. ¿Lo ves? Somos Lúpulo que crece sin preguntar qué baldoza tiene permiso para romper. Somos bulliciosas conspiraciones de silencio que  se pasean entre las cajas de pizza vacía y los ceniceros llenos de colillas de papel de lija. 
Estalla el vidrio.
Vuelan pedacitos de helicópteros imaginarios que se trepan por el aire hasta el sol. Son rojos, verdes, amarillos, son palabras sueltas de algún vaso, son fragmentos transparentes de un poema: son recuerdos tuyos, míos, de nadie.
Lo efimero se vuelve eterno si estalla.
Esquivamos  caleidoscopios rotos que refractan luces inexistentes, felicidades desconocidas, vivís en uno de esos, me decís... estalla eso también, la risa. 


¿Lo ves? 
Todo estalla, hasta vos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario