viernes, 28 de agosto de 2015

¿Cuántas plumas más sobre mi cuerpo? Una más y ya son cien, tres más y ya serán mil. ¿Qué haremos nosotros con todo esto? Todo este desorden. Tu cuerpo. El mío. Las plumas.  ¿Pensaste en correr? Nadie lo entendería... ¿por qué saldrías corriendo Alberto? No tiene sentido. Y además, nadie lo entendería porque este es un mundo de lampiños ciegos... Nosotros, los plumíferos. Nosotros, los crustáceos, nosotros los branquicéfalos... Nosotros y el mundo a oscuras, pero cubiertos de plumas, Alberto, ya van mil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario